Reunión del Consejo Consultivo para tratar el Plan Urbano Ambiental

Escribe Liliana Elguezabal

El viernes 4 de diciembre, el Consejo Consultivo Comunal 9 tuvo su primera reunión virtual para participar de la actualización del Plan Urbano Ambiental. Convocada por el Consejo del Plan Urbano Ambiental junto a la Secretaría Atención Ciudadana y Gestión Comunal, contó con el apoyo de personal de la Secretaría de Desarrollo Urbano.

La metodología de trabajo elegida por los organizadores fue la de identificar de fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas (matriz FODA) y su mapeo.

Los miembros del Consejo Consultivo coincidieron en señalar que lo planteado en una solo reunión, con menos de 40 personas presentes, resulta insuficiente para representar la opinión de los 160.000 habitantes de la Comuna, sobre todo para actualizar un plan después de 12 años.

Manifestaron reiteradamente, la necesidad de reuniones periódicas, con información por parte del Gobierno. “El PUA es excelente y ambiciosos pero para que se transforme en realidad se debe consultar a los vecinos con regularidad”, entender el “plan como un proceso”, para hacer “planeamiento a partir de consensos sociales sobre la ciudad deseada”, expresaron. También reclamaron el funcionamiento del Foro Participativo Permanente, establecido por Ley, el flujo de información hacia la Comuna y la designación de referentes del Copua.

Las principales cuestiones planteadas por los vecinos fueron:

Hay temas que atraviesan a todos los barrios, como seguridad, educación, salud, pero para abarcar la complejidad de la comuna, hay que reconocer las particularidades de cada uno. Se necesita una convocatoria más amplia, a los vecinos, a las organizaciones barriales, a los clubes de barrio, a las instituciones locales, a reuniones por barrios para llegar a instancias generales de elaboración de un Plan de Comuna.

El acceso al derecho básico constitucional a la educación no se cumple. Falta de vacantes escolares en escuelas públicas, sobre todo en nivel medio y jardines maternales. La Comisión de educación del CCC9 identificó necesidades urgentes: terminación de la Escuela 6 Distrito 20, en Eva Perón y José León Suárez, construcción de escuelas estatales públicas en la Sede Comunal de Timoteo Gordillo y Rodó, y en predio Cooperativa Los Bajitos Basualdo y Garzón y, en el predio del Mercado de Hacienda, escuela estatal pública y sede del CBS (según Ley 2928). En el Polo educativo de Mataderos funcionamiento completo de la escuela técnica, y Escuela 23 Distrito Escolar 20. Además, hay que tener en cuenta el crecimiento de la población, sobre todo por impacto de nuevas edificaciones.

Educación y vivienda son derechos fundamentales. Barrio Cildañez como caso más crítico respecto a la situación habitacional. La construcción de vivienda asequible en el predio del Mercado de Hacienda es un aporte insuficiente.

La problemática del centro urbano de Liniers, punto de ingreso a la ciudad desde la zona oeste metropolitana y de transbordo de pasajeros, con gran movimiento de tránsito y sus consecuencias de contaminación ambiental e inseguridad.

El Ferrocarril que divide Liniers norte y sur y la Av. Gral Paz, como barreras urbanas. Ejemplo: localización de la Comisaría del otro lado de las vías, sin paso para los patrulleros. Al respecto se pidió información sobre el soterramiento del Sarmiento y el destino de los Talleres Ferroviarios.

El impacto de la Terminal de micros de Liniers, inserta en el medio del barrio, que debería ser trasladada a la terminal de Dellepianne.

El impacto de la construcción de edificios en altura sobre un tejido barrial de casas bajas. Se citó en particular el sector identificado como “Las mil casitas”, de valor urbanístico y patrimonial y la necesidad de controlar las remodelaciones en el mismo.

Falta de estacionamiento a bajo costo y cuestionamiento al estacionamiento medido, que es entendido como “un impuesto más sobre la clase media” y traerá problemas a los vecinos para estacionar sus propios autos.

Crecimiento de la gente en situación de calle. Durante la pandemia, se les ofreció un lugar en el Polideportivo de Parque Avellaneda. ¿Qué va a pasar cuanto cuando éste vuelva a funcionar?

En Mataderos, mudanza del Mercado de Hacienda, como cuestión fundamental. El destino de las tierras como amenaza, por la privatización de espacio público y el aumento de la población, y como oportunidad, por oferta de terrenos para educación, cultura y otros servicios sociales. Participación de los vecinos en las decisiones. Conformación de una Mesa de Trabajo.

Atender a la producción y el empleo. Ver a los sectores industriales, hoy parcialmente inactivos, como oportunidad para el desarrollo económico y el trabajo, sobre todo en Mataderos, un barrio que tiene a El Resero, un trabajador, como su símbolo. Apoyo a los centros comerciales barriales como servicio necesario y como oferta de empleo.

Revalorizar la identidad histórica de cada barrio: los Talleres ferroviarios, Las mil casitas, en Liniers, La recova y el Mercado de Hacienda, en Mataderos y el Parque Avellaneda. Reconocer y promover los circuitos históricos patrimoniales en los barrios, no sólo en el centro.

Reapertura del cine El Plata, como espacio cultural. Reconocimiento y participación de la Coordinadora de vecinos en su puesta en valor y su programación.

Manejo del Parque Avellaneda, atender a su conservación y evitar la “tala asesina en el mes de mayo de ejemplares únicos que no tuvo explicación”. La Mesa de Trabajo y Consenso (Ley 1177) como una fortaleza, que no se tiene en cuenta desde el Gobierno. Se reclama la reparación urgente de las bombas de riego y abastecimiento de los baños.

Echeandía y Mariano Acosta, sector degradado y con falta de higiene. Impacto de la presencia de cartoneros que viven y hacen uso del espacio público. Falta de señalización para subir a la Autopista y de control del tránsito pesado. Problemas de circulación del tránsito por mala definición de manos y contramanos.

Incorporar la perspectiva de género.

El Barrio Cildañez, por su situación crítica y sus carencias debe ser tratado de manera particular. Problemas de contaminación de agua, de accesibilidad (sobre todo para personas discapacitadas); falta de infraestructura, electricidad, gas, conectividad, calles que se puedan transitar; atención de la salud (casos de tuberculosis e impacto del Covid); en educación falta secundario y terciario. Se pide sede del CBC, conectividad necesaria para todos los niveles educativos, doble escolaridad para la Escuela 8 de 13, seguridad (cámaras y mayor compromiso de la policía) y apoyo a las Ferias que funcionan dentro del barrio.

El completamiento de la urbanización no está incluido en el plan de obras 2021-2023 del Presupuesto. Se pide la elaboración participativa de un plan para urbanizar la villa, con presupuesto propio, recuperando la experiencia de las organizaciones, la Mesa de salud y el Comité de crisis.

A lo largo del encuentro los vecinos pudieron visualizar el registro de los temas trabajados en la matriz FODA y su mapeo, realizado por los representantes del Gobierno de la Ciudad, quienes prometieron realizar más reuniones, brindar información y, además de incluir las cuestiones planteadas en el diagnóstico, derivar a las áreas responsables los reclamos y pedidos puntuales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *