Gente de la cultura y vecinos del barrio que lo quieren y defienden su patrimonio

La Junta de Estudios Históricos del barrio de Liniers, es una asociación civil sin fines de lucro, que realiza una constante tarea en cumplimiento de sus objetivos de investigar y divulgar la historia de la Ciudad de Buenos Aires y del barrio de Liniers en particular; contribuir a la preservación del patrimonio histórico; crear una biblioteca especializada, un archivo y un museo del barrio de Liniers, realizar y auspiciar actividades culturales.

Hablamos con su presidenta Nélida Pareja sobre las actividades que realizan y las que tienen proyectadas para el 2024.

¿Cuáles fueron las actividades más importantes que la Junta desarrolló durante el 2023?

Tuvimos todo un año de festejos porque Liniers tomó como fecha para celebrar su día el 18 de diciembre de 1872. Es decir que, en 2022 el barrio cumplió 150 años. Diciembre es un mes muy complicado para organizar festejos porque la comunidad educativa está en receso, los chicos ya terminaron las clases y la gente está pensando en las fiestas y en las vacaciones. Aparte el año pasado el 18 de diciembre fuimos campeones mundiales.

Por eso con varias organizaciones del barrio como la Casa de la Cultura de Liniers, el Centro Murga los Pizpiretas, la Orquesta Típica Liniers y el periódico Cosas de Barrio, tomamos la decisión de festejar a lo largo de todo el año 2023, hasta cumplir, el 18 de diciembre, los 151 años. Así que todos los meses hemos hecho alguna cosa, una bicicleteada en el verano, milongas en el Club Vélez Sarsfield, distintos eventos.

Finalizamos en diciembre con dos encuentros el 2 y el 15. El 2 de diciembre despedimos el año en la Casa de la Cultura de Liniers. Allí presentamos un video que hicimos por los 150 años sobre una idea de unos de los integrantes de nuestra comisión directiva y Daniela Rossi, una chica de 18 años. Es un video sobre el barrio que se puede encontrar en You Tube. También entregamos premios a ganadores del concurso literario sobre el barrio que organizamos desde hace 23 años y una distinción que se llama El Quijote que reconoce a la gente que por ideales trabaja por el barrio, y que, en esta ocasión, mis compañeros decidieron que yo era merecedora. El Centro Cultural Elías Castenuovo estuvo presente a través de su taller de fotografía que exhibió la muestra “Tres por diez”, y cerramos con Caro Stampone Goup, que es un grupo de jazz del barrio. El 15 de diciembre nuevamente compartimos un momento en comunidad para cerrar el año de festejos, en el Tanque Cultural, donde se presentó el libro de Sebastián Piana y hubo Milonga, organizada por la Orquesta Típica Liniers.

Además, nosotros cumplimos los 25 años, junto con los 150 años del barrio, pero desdoblamos los festejos, hicimos una celebración específica a principios de año.

¿La Junta realiza permanentemente actividades, qué tienen previsto para este 2024?

Hay actividades fijas, que realizamos todos los años, como el Concurso Literario. Tenemos una excelente relación con la Casa de la Cultura, y este año estamos proponiendo el nuevo tema con el auspicio de esa institución. Esperemos que de todos los barrios escriban, porque es algo que a todos nos toca. El título es “La Murga siempre tiene magia”.

Además, tenemos un plan de hermanamiento con todos los lugares que lleven el nombre de Liniers, que son muchos dentro de la Argentina y en el exterior. Liniers es un nombre que se repite en el Uruguay y por supuesto su origen está en Francia. Además organizamos charlas, disertaciones, vamos a las escuelas cuando requieren nuestra presencia para explicar la historia del barrio y hay un grupo de los integrantes que están haciendo una investigación sobre diarios antiguos de Liniers

Para el 2024 nuestro principal proyecto a realizar se llama “Liniers Memoria”. Vamos a convocar a los vecinos en distintos puntos del barrio, comenzando en la Casa de la Cultura de Liniers, para que traigan fotos antiguas. No para que nos las donen, sino para poder escanearlas y que no cuenten su historia. La idea es hacer un pequeño video mientras lo hacen. Todo ese material lo vamos a colgar en una plataforma que se llama https://buenosaireshistoria.org. Allí están las Juntas de los diferentes barrios, los trabajos que hemos realizado, los encuentros, trabajos de investigación sobre el origen del barrio, curiosidades. También se puede leer y bajar el libro “Liniers Mil Historias”, que hicimos el anteaño con apoyo de mecenazgo.

La Junta está formada por vecinos amantes de la historia y de la cultura

Así es. Yo siempre hago la aclaración de que no es una academia de historia. Por supuesto que hay historiadores profesionales que la integran, pero en general somos gente de la cultura y vecinos del barrio que lo quieren y defienden su patrimonio, que dan su tiempo para que la cultura en el barrio se conozca. La forman personas de todos los perfiles y de todas las edades Tenemos a una chica de 18 años y a uno de los socios fundadores que tiene 97. Otra socia, aunque ella ya no puede venir a las reuniones, tiene 101.

Respecto a la historia y la cultura barrial, uno de los días muy significativos para Liniers es el de San Cayetano

Sí. Es uno de los días en que más se pronuncia la palabra Liniers. Ese es el lugar fundacional del barrio. Remontándonos a la historia, esas tierras donde está la Iglesia, el instituto y mucha más tierra en el oeste porteño fue donada a la Alta Casa de Ejercicios Espirituales, que es está en la Avenida Independencia y Salta, uno de los edificios más antiguos de la Ciudad de Buenos Aires. Allí están las hermanas del Divino Salvador, y a ellas una vecina de esa zona, que era todo pampa, en 1831 les dona por testamento estas tierras. Las hermanas hacen una casa de ejercicios espirituales, de retiro, una escuela rural de niñas y una pequeña capilla, que si hoy estuviera en pie estaría en el medio de la Gral. Paz, bajo la advocación de San Cayetano. En 1858 el ferrocarril llega hasta la estación San Martín que es la actual Ramos Mejía. Las hermanas pocos años después piden una parada para que la gente pueda llegar a la casa de retiro y a la escuela. El 18 de diciembre de 1872, le ponen el nombre Liners a esa parada. Ese es el origen del barrio. Con el tiempo cuando se hace la Gral. Paz, la capilla es destruida y se crea el templo que conocemos hoy. Hubo dos padres, el padre Falcione y el padre Difalco que promovieron la figura de San Cayetano, que para la gente, en especial en la década del treinta con la gran crisis, se hizo sinónimo del pan y del trabajo. Sobre esto hay una leyenda, algo que no sabemos si pasó, pero es probable que haya pasado, una de esas cosas que no son ciertas pero son verosímiles. Se dice que un chacharero de origen italiano había ido hasta la capilla de San Cayetano y le había ofrendado un ramo de trigo pidiéndole que lloviera en su trigal porque había una seca muy fuerte e iba a perder toda la cosecha. Cuando regresó a su chacra una nube pasajera había regado el trigal y entonces volvió gritando que era un milagro de San Cayetano. Esa creencia fue difundida y poco a poco el santo de la providencia, pasó ser el santo del pan y del trabajo y a su estampita se le agregó la espiga. Es muy nuestro San Cayetano, es un fenómeno argentino. En Italia no tiene la misma característica que tiene para nosotros la devoción de este santo.

¿Cómo puede las personas interesadas informarse sobre las actividades de la Junta o acercarse para participar?

Nosotros nos reunimos el segundo sábado de cada mes, a partir de marzo, en el único bar notable que tiene el barrio de Liniers, que es el bar Lisandro, en Lisandro de la Torre y Ramón Falcón, por la mañana. Pueden escribirnos a juntadeliniers@gmail.com, o buscar junta de Liniers en Facebook, en Instagram, o en X.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *